Google Energy, cada día más cerca de nuestros hogares

Es muy sencillo. Si conociésemos en cada momento del día, en cada segundo, la demanda exacta de carga que vamos a tener en la Red Eléctrica, y si además pudiésemos modificarla a nuestro gusto, se podrían tener no solamente ahorros en la factura, sino también un Sistema Eléctrico con menores costes, más fiable y más ajustado a la generación de renovables.

Es por ello, por su interés económico, por lo que este concepto, conocido como ‘Demand Response’ (DR), se ha convertido en una ‘commodity’, un producto que se puede vender y comprar en los mercados. Tanto que varios operadores de Sistemas Eléctricos están comenzando a pagar a los consumidores por ofrecer reducciones en los consumos en los momentos más críticos.

Por ejemplo, imaginemos que hoy no vamos a llegar a casa hasta las 23:00h, justo en el tramo 21:00h-23:00h la red de nuestra zona está experimentando problemas de congestión, y el precio de la energía es maś cara. Sería muy interesante no encender la calefacción hasta las 22:30h y, además, enviarle al Sistema Eléctrico una señal de que no vamos a consumir un pico de energía durante esos minutos. El Sistema, además de no cobrarnos por esta energía no consumida (ahorro), también nos compensaría por ayudarle a regular la Red y la casación Generación-Demanda (ingreso). Con ello, tendríamos doble beneficio ahorro+ingreso.

¿Pero qué necesitaríamos para que nuestro sistema de calefacción sepa a qué hora vamos a llegar a casa y se encienda? Simplemente información y dispositivos. Y Google es, probablemente, la compañía que más información gestiona y más la acerca a los dispositivos. A través de los móviles Android puede saber dónde estamos y a qué hora solemos llegar a casa, a través de las búsquedas que hemos hecho sabe si hoy iremos al cine, y también sabe la temperatura en tu ciudad. Además, hace unos pocos meses adquirió ‘Nest Labs’, la firma californiana creadora de uno de los productos más innovadores del mercado, un termostato con Inteligencia Artificial que aprende de los hábitos del usuario dentro del hogar y está conectado con el sistema de calefacción o aire acondicionado.

Con Nest, Google empieza a adquirir otro tipo de datos diferentes al de nuestra actividad en Internet, los del mundo real: la temperatura que nos gusta tener cuando llegamos a casa, con el aliciente de que aprende desde el primer minuto y así no necesitarás volver a programarlo una vez haya aprendido. Aunque la calefacción y el aire acondicionado son los sistemas que más energía demandan en un hogar, Nest estará próximamente diseñado para tener entradas diferentes, y poder así aprender y regular la temperatura del frigorífico o precalentar el horno antes de llegar a casa.

Con toda esta información agregada, Google puede no solamente ahorrar dinero a los usuarios de Nest en la factura eléctrica, sino también ayudar a crear una gran Red Eléctrica Inteligente, por ahora comenzando con la gestión de la ‘Demand Response’, y empezar a hacerse así con parte del pastel del multibillonario negocio mundial de la energía eléctrica.

Lo que muchos teníamos en la cabeza como una probable posibilidad, ha sido confirmada por Bloomberg hace unas horas. Y es que, según fuentes cercanas al nuevo negocio, Google está comenzando a desarrollar herramientas (software y hardware) que ayudarán a las compañías eléctricas a entregar su electricidad a hogares e industria de manera más eficiente, mediante la gestión de las líneas eléctricas y otras infraestructuras.

Parce que existe una división desarrollando tecnologías y patentes relacionadas con las redes eléctricas, pero es que la compañía lleva años relacionada con el mundo de la energía. Debido al elevado consumo eléctrico de sus datacenters, y con el objetivo tanto de cuidar su imagen y como la de garantizar un suministro a un determinado precio, Google lleva haciendo mucho músculo en el mercado eléctrico. Así, lleva invertidos más de 1.000 millones de dólares directamente en proyectos energéticos renovables, y también en acuerdos de compra de energía de parques eólicos.

Es por ello que, desde 2010, existe ‘Google Energy LLC’, un agente del mercado eléctrico, registrado en la Comisión Federal Reguladora, y creado por la propia Google para poder comprar y vender energía directamente en varios mercados mayoristas de EEUU. Uno de estos mercados, PJM (el más grande en volumen del mundo, con 167 GW instalados y más de 500 agentes de mercado) ofrece, entre otros, un mercado de ‘Demand Response’, mediante el cual Google podría obtener nuevos ingresos (descuentos para los clientes) ofertando las reducciones de consumo en determinados momentos. Estas reducciones serían el producto agregado de la Inteligencia Artificial agregada de todos los dispositivos instalados.

Y es que Google dispone de uno de los proyectos de Inteligencia Artificial más ambiciosos del mundo, para el que la previsión del consumo energético en los hogares sería solamente una pata más. Google cuenta en su plantilla con varios de los más conocidos investigadores de este sector: Geoffrey Hinton, el futurista Raymond Kurzweil, Jeff Dean o la plantilla de DeepMind, una de las más prometedoras startups relacionadas con los algoritmos avanzados de aprendizaje automático.

Bloomberg asegura que Google está viendo una increíble oportunidad de negocio dentro del mundo de la energía, y que ninguno de los actuales actores del este mercado está dando un paso adelante. La información de los patrones de consumo (para ofrecer ahorros a los clientes) es la puerta de entrada a los hogares, pero la compañía dispone de la capacidad tecnológica suficiente para poder crear mecanismos eficientes de previsión de generación, compra y venta de energía. La energía de las grandes plantas y, por supuesto, la generada por los propios usuarios en los paneles solares de sus tejados. La tecnología es la clave.

Sin duda, en los próximos años veremos cómo nace un mercado de dispositivos y servidores que controlan con Inteligencia Artificial no solamente la energía, sino también la información de gestión de sus consumos y producciones, así como las microtransacciones económicas de las ventas y las compras. Y Google estará ahí.

Google Energy

La foto de este post tiene algunos derechos reservados.